jueves, 17 de septiembre de 2009

A cera limpia...

¿No os habeis parado alguna vez a pensar lo difícil y arriesgado que puede resultar caminar por algunas aceras de Madrid? En mi caso es la de Juan Bravo en su tramo de Principe de Vergara a Velazquez. Es un infierno.

Un día vas caminando y ves a lo lejos como van de paseo tres "ancianitas". Muy majas todas ellas a primera vista, pero el problema es que van en "cadeneta". Tienes la sensación de ser el solitario "Quarterback" de los San Francisco 49ers intentando cruzar la defensa de los Dallas Cowboys en la SuperBowl. Te vas aproximando con la esperanza de que alguna "abrirá algún hueco"... pero ni de coña van a dejar de comentar el último idilio de Ana Obregon por ti. Incluso como te vean con pantalones, una camiseta vieja y barba igual te dicen algo y todo ¡eh!

Otra situación especialmente peligrosa son los "macrobolsos" de algunas jóvenes de hoy en día. Serán todo lo "monos" y cómodos que quieras, pero... ¿alguna vez os han golpeado al pasar con uno de ellos? Parece que llevan piedras dentro. Alguna vez he pensado que vienen del IKEA con los muebles ahí dentro y todo. Ahora entiendo porque Carrefour ha decidido prescindir de las bolsas de plástico. Ya no hacen falta.

¿Y qué me decís de los papás que acompañan al colegio a sus tres hijos con sus tres mochilas de ruedas? La promoción de este tipo de mochilas evitará problemas de espaldas a todos los niños, pero los moratones en la espinilla de todos los demás no. Al menos a este grupo se les puede tener localizados y no te los encuentras por sorpresa en una esquina cuaquiera.

Por no hablar de los días de lluvia. Eso sí que es ya un peligro. En mi opinión, tendría que haber un módulo dentro de la nueva asignatura de Ciudadanía donde explicaran a los niños desde pequeños como abrir y "manejar" un paraguas. Se ve que aquí en Madrid no están muy acostumbrados a la lluvia. Alguno que anda por ahí tiene más peligro que Dartagnan la verdad.

Son numerosas las situaciones que te puedes encontrar. Algunas dolorosas y todo. Otras desesperantes, pero las hay también asquerosas. Algunas noches, te encuentras a señoras con la bata y el rulo en la cabeza paseando a su cachorrito. ¡Qué majo el perrito! El problema es que esa señora, en verdad, es una terrorista plantando minas antipersonales que tú al día siguiente, si vas un poco despistado, te llevas por delante. Y eso no es sólo d-oloroso para mí, sino para todos mis compañeros de clase.

Alguna solución tendrá que haber para solucionar esto ¿no? Ahora que está de moda montar grupos en las redes sociales en contra de todo esperaré a ver si alguien monta alguno al respecto. Mientras tanto, caminaré con cuidado.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

jajaja, muy bueno el post de hoy, de lo mejorcito!jajaja

Habrá que abrir el grupo en FB, porque seremos millones de fans!

Anónimo dijo...

d-oloroso? Muy típico pelo crujiente

Maria Isabel dijo...

me parece muy divertido ¿y ese sentido del humor,? no lo conocia